MODULO II – ALIMENTACION Y NUTRICION EN EL ANCIANO.VALORACION Y CUIDADOS EN NUTRICION ENTERAL Y PARENTERAL

UNIDAD DIDACTICA 1. CARACTERISTICAS DE LA NUTRICION EN EL ANCIANO

 

Una de las bases para mantener una buena salud a cualquier edad es la alimentación. Ello significa que una alimentación incapaz de suplir las necesidades del anciano puede agravar problemas enfermedades o directamente desencadenarlas:

  • Retraso en la cicatrización de las heridas
  • Debilitamiento del sistema inmunitario
  • Anemias
  • Malnutrición y malabsorción de nutrientes

 

En la vejez, debido a   los cambios inherentes a ella, el apartado alimentario manifiesta másaún si cabe su gran importancia.

La parcela psíquica a veces justifica ciertas conductas alimentarias no explicables orgánicamente, así, los ancianos viudos, en soledad o depresión, sustentan dificultades importantes en el mantenimiento de una alimentación adecuada.

Aclaremos dos conceptos que, aunque estrechamente vinculados no son equivalentes, como la alimentación y nutrición.

La principal diferencia entre ambos conceptos es la voluntariedad de la alimentación, que es una manera de aportar al organismo los alimentos necesarios y dependiente de la educación de la persona y de factores ambientales.

En cambio, la nutrición se entiende como un proceso involuntario e inconsciente, que consiste en ingerir, asimilar y usar nutrientes con el fin de mantener y reparar tejidos y producir energía.

Atendiendo a las peculiaridades de la vida durante el envejecimiento humano, la dieta de los ancianos debe diseñarse a partir de una serie de condicionamientos generales propios de la edad.

 

  1. La reducción de la actividad en el envejecimiento provoca una menor demanda de energía, y por ello, la dieta ajustara el número de calorías a las exigencias diarias del individuo en función de su actividad física. De lo contrario, se provocaría un sobrepeso con sus complicaciones características en mayores
  2. El anciano debe alimentarse principalmente de grasas vegetales(insaturadas), y evitar las de origen animal (saturadas)
  3. Un 60% de las proteínas consumidas serán de procedencia animal——-huevos, leche, carne, pescado. El resto de la proporción de proteínas serán con alimentos vegetales.
  4. Los hidratos de carbono deben ocupar más de la mitad—-hasta un 60%—- del consumo calórico total, lo que se traduce en una media de 250 a 280 gr al día.
  5. Deben tomar entre 1.5 y 2.5 litros y medio de agua al día como norma. Hay que tener en cuenta los problemas de la persona mayor para mantener el balance hídrico equilibrado y los condicionamientos patológicos frecuentes———-fiebre, deshidratación, diarrea——-.
  6. Debe atenderse cuando se diseña la dieta, los posibles déficits de diversos micronutrientes esenciales ———–calcio, hierro, ácido fólico, vitamina B y D———–.
  7. El estreñimiento aparece con frecuencia en la vejez, lo que se contrarrestará con un mayor consumo de alimentos ricos en fibra.
  8. Se reducirá la sal en las comidas, así como los condimentos fuertes.
  9. Líquidos y zumos se consumirán por norma en una sola toma.
  10. Dividirá la alimentación diaria en cinco o seis tomas.
  11. Las comidas tendrán un aspecto atrayente y se cuidara de su fácil masticación por parte del anciano.
  12. La última comida será ligera.
  13. Evitar el abuso de bebidas alcohólicas y excitantes como el café, refrescos, infusiones

 

1.1.       Alteraciones fisiológicas en la vejez

 

El paso de los años, merma la capacidad de las células para aprovechar los nutrientes aportados al organismo. Así, por ejemplo:

Los lípidos no se sintetizan, degradan ni excretan con la misma eficacia que en la juventud.

Asimismo, durante el envejecimiento se asiste a una disminución del gasto energético, hecho originado normalmente en mayor proporción por un descenso de la actividad física—-no siempre ocurre así, pues depende del dinamismo que es capaz de mantener la persona en los años más tardíos——– y el resto ———aproximadamente una tercera parte—– por la rebaja del metabolismo basal.

 

Las necesidades fisiológicas de nutrientes, así como su asimilación dependen en cualquier edad de varios factores.

  • Enfermedades
  • Régimen Alimenticio habitual en la persona: clases de alimentos, cantidad y valor nutricional de los mismos, distribución diaria de las distintas comidas, etc.
  • Fisiológicos (practicas físicas, actividad cotidiana…)
  • Genéticos
  • Medicación
  • El medio social y económico que permite a la persona la elección de una buena alimentación, además de las influencias culturales del lugar donde vive sobre los alimentos que consume.

En el anciano se suele acumular y una serie de cambios en su organismo a causa de la edad, lo que particulariza las necesidades nutricionales respecto otros grupos de población.

 

  • Alteraciones metabólicas
  • Deterioro general de los sentidos (vista, gusto, olfato…)
  • Alteraciones gastrointestinales: una fuerte carencia de piezas dentarias, hace trocear y triturar los alimentos de forma menos eficaz (también disminuyen las secreciones salivares), por lo cual el anciano elige las comidas que exigen menores esfuerzos de masticación, que normalmente son pobres en sustancias nutricionales necesarias (vitaminas, folatos y fibras) y anodinas en la degustación.

También decrece la secreción de ácido gástrico, pepsina, factor intrínseco   y de enzimas y sales biliares, complicando la digestión de proteínas y grasas, acompañada de una menor asimilación de nutrientes, como el calcio y la vitamina B12.

 

Algunas condiciones peculiares de la persona anciana pueden interferir en los procesos necesarios para conseguir una alimentación adecuada. Algunos factores de riesgo son:

  • Medicamentos: Es muy común en el anciano el consumo de varios fármacos al mismo tiempo, destinados a las distintas patologías que aparecen en esa edad. Esta polimedicación puede anular o aumentar el apetito de forma artificial o inducida, cambiar el metabolismo de los nutrientes o alterar la excreción de los mismos. Por otra parte, tomar con las comidas algunos medicamentos puede obstaculizar su acción farmacológica, como ocurre con la levodopa (fármaco para la enfermedad de4 Parkinson) y su administración simultánea con las proteínas.
  • Por trastornos psíquicos y sociales muy propicios en la vejez como soledad, aislamiento, discriminación falta de recursos económicos.

 

 

1.2.       Nutrientes y requerimientos en ancianos

Los distintos nutrientes que el individuo ingiere para su nutrición se pueden agruparse en:

 

a. Hidratos de carbono o Glúcidos.

Estos alimentos proporcionan energía, principalmente en forma de calorías. El suministro de energía que proporciona es de 4 kcal/gr. La dieta con un exceso de Hidratos de carbono simples produce un aumento de los triglicéridos en sangre, así como de los niveles de colesterol. Así mismo pueden almacenarse y ser utilizados cuando el organismo necesite energía Se pueden clasificar en:

 

  • Hidratos de carbono simples. Dan sabor dulce a los alimentos y se absorben rápidamente, produciendo un aumento inmediato de la glucemia tras su ingesta

Dentro de este grupo nos encontramos con las frutas y verduras, así como la leche

  • Hidratos de carbono complejos. Su absorción digestiva es mucho más lenta y no son dulces. Entre ellos encontramos el almidón, glucógeno presente en pan, cereales, patatas.

Los requerimientos de Hidratos de carbono serán entre un 55 y 60 % del total de la energía de la dieta.

 

b. Lípidos

Existen fundamentalmente tres tipos de lípidos en los alimentos: triglicéridos, fosfolípidos y colesterol. Todos poseen en común: los ácidos grasos.

Los ácidos grasos pueden ser:

 

  • Ácidos grasos saturados. Se encuentran en los productos de origen animal y en dos aceites de origen vegetal (aceite de coco y palma). Se le atribuyen efectos fisiopatológicos como el aumento de los niveles de colesterol
  • Ácidos grasos monoinsaturados. El más representativo es el ácido oleico. Es el componente principal del aceite de oliva. Presente también en pistachos, almendras y avellana. Tiene efecto beneficioso, ya que disminuye los niveles plasmáticos de colesterol. Se le atribuyen también acción antiagregante plaquetaria y vasodilatadora, así como efectos beneficiosos sobre prácticamente todas las funciones digestivas (gástricas, pancreáticas, biliares e intestinales).
  • Ácidos grasos polinsaturados. Dentro de estos están la familia Omega-6 y Omega-3.

 

  • La familia Omega-6 se encuentran en el aceite de semilla, tienen propiedadeshipocolesterolemiante, pero además una serie de condicionantes que pueden ser negativos para la salud, como: efecto inmunosupresor, favorecen la agregación plaquetaria y la vasoconstricción
  • La familia Omega 3 predominan en el pescado azul y en algunos frutos secos (nueces). Disminuyen los niveles plasmáticos de triglicéridos y propiedades cardioprotectores/neuro protectoras. Además, un efecto antiagregante, plaquetario y vasodilatador.

 

El colesterol se sintetiza diariamente en el hígado y en la dieta se ingiere exclusivamente a través de alimentos de origen animal. Se recomienda que el consumo diario de colesterol no supere los 300 mg/día.

 

Son la principal reserva energética del organismo. Un gramo de grasa produce 9 kcal/gr. Recubren órganos y le dan consistencia o protegen mecánicamente como el tejido adiposo de pies y manos.

 

 

c. Proteínas

Las proteínas tienen una función más estructural. Existen una serie de aminoácidos esenciales, es decir que no se fabrican en el organismo, por lo que, a mayor cantidad de aminoácidos esenciales, mayor será el valor biológico de una proteína.

La proteína de mayor valor biológico se encuentra en la ovoalbúmina (proteína del huevo) seguida de la proteína de la leche materna, leche de vaca, carne y pescado. Entre los aminoácidos esenciales tenemos: Lisina, Metionina, Valina, Leucina, Triptófano, Treonina, Histidina y Fenilalanina.

 

  • Proteínas animales Tienen todos los aminoácidos esenciales, proteínas de alto valor biológico
  • Proteínas vegetales Son de menor valor biológico. Por ejemplo, los cereales carecen de Lisina, mientras que las legumbres carecen de Metionina.

 

La cantidad de proteínas en el anciano debe ser de 0.8 gr/kg/día.

 

Las proteínas tienen una función plástica, ya que son el elemento fundamental de la estructura celular. Y tienen una función inmunitaria, debido a que los anticuerpos son proteínas implicadas en la respuesta inmune. Forman parte de enzimas y gran número de hormonas.

 

d. Vitaminas

Las vitaminas son un grupo de sustancias que son necesarias para el funcionamiento celular, el crecimiento y el desarrollo normales.

Existen 13 vitaminas esenciales. Esto significa que estas vitaminas se requieren para que el cuerpo funcione apropiadamente. Las cuales son:

 

Las vitaminas se agrupan en dos categorías:

  • Vitaminas liposolubles que se almacenan en el tejido graso del cuerpo. Las cuatro vitaminas liposolubles son A, D, E y K. Estas vitaminas se absorben más fácilmente por el cuerpo en la presencia de la grasa alimentaria.
  • Vitaminas hidrosolublesestas no están almacenadas en el cuerpo. Toda vitamina hidrosoluble sobrante sale del cuerpo en la orina. Aunque el cuerpo guarda una pequeña reserva de estas vitaminas, deben tomarse regularmente para prevenir su escasez en el cuerpo. La vitamina B12 es la única vitamina hidrosoluble que puede almacenarse en el hígado durante muchos años.

 

Cada una de las vitaminas que aparecen a continuación cumple una función importante en el cuerpo. Una deficiencia vitamínica ocurre cuando no se obtiene suficiente cantidad de cierta vitamina. Las deficiencias vitamínicas pueden causar problemas de salud.

El hecho de no consumir suficiente cantidad de frutas, verduras, legumbres, lentejas, granos integrales y productos lácteos enriquecidos puede incrementar su riesgo de problemas de salud, entre ellos enfermedad cardíaca, cáncer y salud ósea deficiente (osteoporosis).

 

La vitamina A ayuda a la formación y mantenimiento de dientes, tejidos óseos y blandos, membranas mucosas y piel sanos. Se debe de consumir en el anciano la cantidad recomendada para el adulto normal, 1000 ER/ día para el hombre y 800/900 para las mujeres.

Un déficit de este componente puede entrañar riesgo de padecer xerosis ocular y cutánea. Este componente lo contienen alimentos como: Albaricoque, calabaza, acelgas, queso, bonito y atún fresco.

La vitamina B6 también se denomina piridoxina. La vitamina B6 ayuda a la formación de glóbulos rojos y al mantenimiento de la función cerebral. Esta vitamina también juega un papel importante en las proteínas que participan de muchas reacciones químicas en el cuerpo. Mientras más proteína coma, más piridoxina requiere su cuerpo. Los requerimientos de esta vitamina aumentan en la vejez para mantener en la manera apropiada la tolerancia al azúcar, la función cognitiva de los ancianos, además de ayudar a la mejora de la respuesta inmune dañada por los años. Esta vitamina la proporcionan: Garbanzos, frutos secos, lentejas, sardinas, nueces, espinacas.

La vitamina B12, al igual que las otras vitaminas del complejo B, es importante para el metabolismo. También ayuda a la formación de glóbulos rojos y al mantenimiento del sistema nervioso central. Se encuentran en los mismos alimentos que el apartado anterior de vitamina B6

La vitamina C, también llamada ácido ascórbico, es un antioxidante que favorece los dientes y encías sanos. Esta vitamina ayuda al cuerpo a absorber el hierro y a mantener el tejido saludable. También es esencial para la cicatrización de heridas. Los alimentos elegidos para proporcionar esta vitamina serán: Cítricos, fresa, Kiwis, vegetales frescos.

La vitamina D también se conoce como «la vitamina del sol» debido a que el cuerpo la produce luego de la exposición a la luz solar. De 10 a 15 minutos de exposición al sol 3 veces a la semana son suficientes para producir los requerimientos corporales de esta vitamina para la mayoría de las personas y en la mayoría de las latitudes. Es posible que las personas que no viven en lugares soleados no produzcan suficiente vitamina D. Es muy difícil obtener suficiente vitamina D únicamente de fuentes alimenticias. Esta vitamina le ayuda al cuerpo a absorber el calcio. Se necesita el calcio para el desarrollo normal y el mantenimiento de dientes y huesos sanos. Asimismo, ayuda a mantener niveles sanguíneos apropiados de calcio y fósforo. La cantidad diaria recomendada será de 5 microgramos por día.

Los alimentos ricos en Vitamina D son: Pescado azul, quesos, huevos, leche, mantequilla.

La vitamina E es un antioxidante, conocida también como tocoferol. Ayuda al cuerpo a formar glóbulos rojos y a utilizar la vitamina K. Protege la degeneración de los tejidos. Actúa favorablemente contra las complicaciones causados por el colesterol. Para satisfacer las necesidades de esta vitamina se puede incluir en la dieta alimentos como: aceite de oliva virgen extra, avellanas, almendras, nueces, avena y cereales integrales.

La vitamina K es necesaria porque sin ella, la sangre no se solidificaría (coagularía). Algunos estudios sugieren que es importante para la salud de los huesos.

La biotina es esencial para el metabolismo de proteínas y carbohidratos, al igual que en la producción de hormonas y colesterol.

La niacina es una vitamina del complejo B que ayuda a mantener saludable la piel y los nervios. En dosis altas también tiene efectos que reducen el colesterol.

El folato actúa con la vitamina B12 para ayudar en la formación de glóbulos rojos. Es necesario para la producción del ADN, que controla el crecimiento tisular y la función celular. Cualquier mujer embarazada debe asegurarse de consumir cantidades adecuadas de folato. Los niveles bajos de esta vitamina están asociados con defectos congénitos como la espina bífida. Muchos alimentos vienen ahora enriquecidos con ácido fólico.

El ácido pantoténico es esencial para el metabolismo de los alimentos. También desempeña un papel en la producción de hormonas y colesterol.

La riboflavina (vitamina B2) funciona en conjunto con las otras vitaminas del complejo B. Es importante para el crecimiento corporal y la producción de glóbulos rojos.

La tiamina (vitamina B1) ayuda a las células corporales a convertir los carbohidratos en energía. Obtener suficientes carbohidratos es muy importante durante el embarazo y la lactancia. También es esencial para el funcionamiento del corazón y las neuronas sanas.

La colina ayuda en el funcionamiento normal del cerebro y el sistema nervioso. La falta de colina puede causar hinchazón en el hígado.

La carnitina ayuda al cuerpo a convertir los ácidos grasos en energía.

 

e. Minerales

Son elementos químicos que forman parte de la composición de los seres vivos. Son denominados micronutrientes, que,aunque en pequeñas cantidades son necesarios y se deben incluir en una dieta sana; señalando como más importantes:

  • Calcio. Mineral fundamental para mantener la fortaleza de huesos y dientes, y para los nervios. Debido a las complicaciones de malabsorción del calcio o como prevención de la osteoporosis en ancianos, sobre todo en mujeres, se debe aumentar la ingesta del mismo en torno a 800 mgr/día. Alimentos ricos en calcio los encontramos en leche, queso, espinacas, yogures.

Un aporte insuficiente de calcio puede derivar en una pérdida excesiva de volumen óseo e incluso convulsiones.Por el contrario, un exceso de calcio puede provocar hipercalcemia, trastornosmentales, así como problemas renales.

El equilibrio calcio/fosforo en la nutrición del anciano es muy importante. Por ello se debe proporcionar en la dieta del anciano unos 800 mg/día, es decir una cantidad igual respecto al calcio.

  • Zinc sus principalesfunciones se centran en ayudar en la recuperación tras operaciones, prevenir diabetes y mantener el sistema nervioso en buen estado. Su cantidad en la dieta decrece con el descenso de la aportación calórica total. En el anciano se recomienda entre 12/15 mg/día. Para asegurar el aporte diario de esta sustancia podemos consumir: Huevos, langostinos, pan integral, carne magra.

Unos niveles bajos de Zinc son frecuentes en ancianos y pueden afectar a la inmunidad y facilitar la aparición de ulceras, además de la curación lenta de heridas, letargo mental. A pesar de un déficit de este mineral, no es aconsejable tomar suplementos cuando hay problemas de malabsorción.

Cuando se ingiere en exceso pueden aparecer fiebres, vómitos, náuseas y diarreas.

  • Hierro mineral imprescindible para que el oxígeno alcance todos los puntos del organismo y para obtener energía de los alimentos. También participa en la buena química del cerebro. Una cantidad adecuada de hierro se mantendría en unos 10 mgr por día.

Componentes como el ácido ascórbico elevan la biodisponibilidad del hierro y con ello su capacidad de absorción, contrariamente los salvados, fosfatos, te y antiácidos dificultan dicho proceso. Tomar los siguientes alimentos facilitará el satisfacer las necesidades diarias de hierro: carne roja, pavo, yema de huevo, pescado azul, etc.

Una carencia de hierro puede causar debilidad, palidez, una mayor indefensión frente a las infecciones. Especial atención para la anemia, enfermedad frecuente en el anciano, pues, esta se origina en edades avanzadas en pérdidas sanguíneas, preferentemente por el intestino, más que en deficiencias de hierro.

  • Potasio Mineral muy importante para mantener una buena tensión arterial, así como ritmo cardiaco adecuado. La cantidad que debe ingerir el anciano será de 3-4 gr/día. Para ello se debe consumir alimentos como las zanahorias, plátano, garbanzos, chocolate.

La falta de este mineral acarrea debilidad muscular. Por otra parte, su exceso, facilita también debilidad muscular, además de arritmias.

 

  • Magnesio Elemento primordial para mantener en buen estado los músculos y huesos, resulta muy importante en la asimilación del calcio y la vitamina C. Por otra parte, facilita la digestión de las grasas y constituye un gran aliado en la lucha contra la artrosis. Se halla principalmente en la soja, alubias lentejas, maíz, frutos secos.

Las personas que carecen de un suficiente nivel de magnesio padecen usualmente debilidad, temblores, convulsiones, arritmias cardiacas y trastornos de comportamiento. Tomas esta sustancia por encima de las exigencias del organismo puede provocar diarrea…

 

  • Otros minerales Otras sustancias del mismo grupo, intervienen de manera relevante en la dieta.

El sodio es un mineral importante para controlar la hipertensión, enfermedad muy frecuente en el anciano. Para ello se limitará su consumo en la dieta a 2gr/día.

Por otro lado, el selenio constituye un elemento estrechamente vinculado a la vitamina E y posee una especial relevancia como antioxidante. Su dosificación más recomendada en la dieta se sitúa entre 55-70 microgramos/ día.

1.3.  ALIMENTOS

 

Los alimentos los clasificamos en grupos, según su contenido en nutrientes y las funciones que estos cumplen:

 

a. Energéticos.Cuando son ricos en Hidratos de carbono y grasas. Estas sustancias al ser quemadas proporcionan calorías al organismo para que mantenga una temperatura corporal adecuada y pueda realizar las actividades habituales.

 

Son:

  • Cereales, tubérculos, legumbres
  • Grasas

 

b. Plásticos o Estructurales. Son alimentos fundamentalmente ricos en proteínas y minerales. Su nombre proviene de la función realizada por las proteínas y algunos minerales, ya que forman parte de las estructuras corporales.

  • Carnes, pescados y huevos
  • Lácteos y derivados lácteos
  • Legumbres, frutos secos y cereales combinados

 

c. Reguladores. En este grupo se incluyen alimentos que contienen oligoelementos, minerales, vitaminas y aminoácidos. Son sustancias que regulan los procesos metabólicos esenciales en el organismo.

  • Verduras hortalizas
  • Frutas

En España y desde el Programa de Educación en la Alimentación y Nutrición (EDALNU), en los años sesenta se adoptó un modelo basado en 7 grupos de alimentos

 

La pirámide de alimentación es la representación gráfica de las raciones recomendadas diariamente de cada grupo de alimentos.

 

A partir del segundo nivel, se clasifican todos los alimentos de consumo habitual. Encontramos los alimentos ricos en hidratos de carbono complejos, como las harinas o la pasta, cereales o tubérculos. Se recomienda que se consuman en su versión integral, y en el caso de los derivados como el pan o las pastas se elaboren también con harinas de grano entero.

 

Estos alimentos que constituyen la base de la dieta mediterránea y que deben estar presentes en cada comida principal, lo recomendable es que haya entre cuatro y seis raciones al día. La cantidad recomendada dependerá de la actividad física que realicemos.

 

En el tercer nivel de la pirámide alimentaria encontramos frutas, verduras y hortalizas. Se recomienda consumir fruta fresca entre tres o cuatro veces al día, y verduras y hortalizas de dos a tres veces al día. La suma entre estos dos grupos, las frutas y verduras y hortalizas debe ser mínimo de cinco raciones al día.

 

En el cuarto nivel se incluyen alimentos de consumo diario. Alimentos proteicos como lácteos, carnes magras, pescados, huevos, legumbres, y también los frutos secos. Los lácteos se muestran como un grupo aparte porque además de proteínas son la mejor fuente de calcio en nuestra dieta y hay que consumirlos diariamente, entre dos y tres raciones. Y preferiblemente semidesnatados.

 

En el nivel superior, están aquellos alimentos de consumo ocasional u opcional. No es necesario consumirlos y en caso de hacerlo se recomienda que sea de una forma ocasional (no más de una vez a la semana) y moderada. En esta cúspide de la pirámide tenemos carnes rojas procesadas, productos ricos en azúcar añadido, (bollería industrial helados, bebidas azucaradas, y las grasas untables como la mantequilla o la margarina.

 

Las bebidas alcohólicas también están en este nivel  y aunque la recomendación general es la de evitarlas, un consumo moderado de bebidas de baja graduación como el vino o la cerveza pueden consumirlas adultos sanos. La recomendación es no superar las dos copas de vino al día en hombres y una copa al día en mujeres.

 

En la cúspide de la pirámide se incluye una bandera con un mensaje relativo al consumo de suplementos nutricionales o alimentarios como vitaminas, minerales, alimentos funcionales. La recomendación es establecer pautas individualizadas y siempre bajo el asesoramiento de un profesional de la salud que evalúe si realmente existe una necesidad, así como la frecuencia.

1.4.  Alimentos fundamentales

 

Son especialmente provechosos para la persona mayor por su riqueza nutritiva, debiendo incluirse de forma continua en los hábitos dietético.

 

  • APIO

Se recomienda por su efecto positivo en la regulación de la tensión arterial. Actúa como tranquilizante del sistema nervioso y ayuda a eliminar líquidos.

  • CEBOLLA

Regula el colesterol, rebaja la tensión arterial y evita la formación de coágulos en la sangre

  • PIMIENTO

Alimento con una notable riqueza en vitamina C, incluirlo en la dieta poco cocido o crudo en ensaladas.

  • AJO

Sus cualidades nutritivas son excepcionales. Mejora la circulación, protege contra infecciones, disminuye el colesterol y la tensión.

  • PIÑA

Facilita una mejor digestión, mejorando por otra parte la curación de las heridas.

  • LIMON

Su consumo, medio limón diario, beneficia la circulación de la sangre en los pequeños vasos, reforzando además las defensas del anciano

  • NUECES

Comer este alimento, lo ideal es cinco nueces, tres veces a la semana, ayudara a conservar el corazón sano, combate el colesterol en la sangre

  • ZANAHORIA

Se deberían incluir dos zanahorias diarias, pues con ello conseguiremos robustecer los tejidos pulmonares, vejiga y ojos. Interviene positivamente contra el envejecimiento y el colesterol.

  • PESCADO AZUL

Consumir este producto dos o tes veces por semana procura una variedad de beneficios para evitar problemas como el infarto, derrame cerebral

 

MEJORAR LA CALIDAD NUTRITIVA EN LAS COMIDAS

 

  • Adaptar las cantidades de alimentos a las exigencias nutricionales de la persona que consumirá esa dieta
  • Lograr un equilibrio entre todas las comidas a lo largo del día en función de la actividad física
  • No incluir en una comida un exceso de platos ricos en hidratos de carbono
  • Mezclar platos fuertes con ligeros, repartiendo los alimentos ricos en proteínas a lo largo del día.

 

  • Evitar pures y zumos (la fruta entera nutre más por la fibra, siempre y cuando no exista ningún problema de masticación o con el aparato digestivo, como luego veremos.
  • Si se cuecen los alimentos se cuidará de no someterlos a altas temperaturas largo tiempo, ya que estas destruyen las vitaminas.
  • No recurrir con asiduidad a los fritos, El aceite de freír no se utilizará más de un reducido número de veces, y en caso de quemarlo desecharlo.
  • Los alimentos cocinados deben comerse templados.
  • Lavar las verduras con agua, en poco tiempo, sin dejarlas en remojo varias horas. Por otra parte, las verduras no deben almacenarse un tiempo excesivamente largo
  • Un producto congelado ofrece garantías si permanece y permaneció congelado, sin ningún descongelado anterior, respetando la cadena del frio.